Hay varios tipos de alojamiento web disponibles para sitios web en Internet. Dependiendo de qué tipo de negocio o sitio web tenga, determinará el tipo de alojamiento web que necesitará. Las opciones de alojamiento web son las siguientes:

Servidor gratuito

Hay muchos sitios web diferentes que ofrecen páginas web gratuitas o sitios para particulares. Por lo general, ofrecen una página o dos con la posibilidad de publicar fotografías. Algunos son gratuitos o casi gratuitos. También son muy fáciles de usar. No es necesario ser un genio de la informática para utilizar uno de estos servidores.

Piense en un sitio web como MySpace. Puede obtener un sitio web allí que es totalmente gratuito. Puedes agregar fotografías, blogs, mensajes, videos e incluso música. La estipulación es que esto es solo para fines sociales, o se supone que lo es. Este es un buen ejemplo de un sitio web gratuito.

Mientras tanto, MySpace utiliza su página web para publicar sus propios anuncios. Está limitado al espacio y al tipo de contenido que puede publicar. El sitio web no le pertenece a usted, sino a MySpace.

Ahora suponga que desea vender productos en línea. Puede usar un servidor compartido económico que le ofrece la oportunidad de configurar su sitio web de forma gratuita. Incluso pueden proporcionar plantillas. Deberá obtener un nombre de dominio, como myfavoritecurtains.com. Registrará el nombre de dominio y luego podrá cargar su sitio web en el servidor compartido.

En el caso de un servidor compartido gratuito, compartirá su sitio web con otros sitios web. Estará limitado tanto en el espacio como en el ancho de banda. No puede tener miles de personas visitando su sitio en una hora, ya que ocupará demasiado ancho de banda. Esto puede ser ideal para pequeñas empresas que venden muy pocos productos en línea. Mientras tanto, su sitio web probablemente tendrá una serie de anuncios que el proveedor coloca allí para obtener los ingresos necesarios para mantener su sitio.

Servidor compartido

Un servidor compartido es como un servidor gratuito, solo que tiene que pagar un poco cada mes para mantener su sitio web. Tiene un poco más de libertad cuando se trata de anuncios e incluso puede generar ingresos registrándose para que Google Ads se coloque en su sitio. Todavía tendrá que encontrar un nombre de dominio.

Servidor dedicado

Un servidor dedicado aloja solo su sitio web y ningún otro. Tienes todo el espacio que necesitas para que tu sitio web sea tan grande como quieras. Tiene suficiente ancho de banda para acomodar todo el tráfico que puede obtener. Tienes control total sobre los anuncios que colocas en tu sitio web. Incluso puede tener varios pequeños sitios web afiliados para compensar la diferencia de precio.

Un servidor dedicado es lo último en alojamiento web. En realidad, está alojando su propio sitio web. Tienes espacio, ancho de banda y libertad para lo que quieras. Un servidor dedicado, si bien su uso cuesta más dinero, en realidad puede terminar ahorrándole dinero o aumentando sus ingresos, si se usa correctamente.